#COY12 Argentina: Declaración de la Juventud

La Juventud argentina representada por más de 300 jóvenes provenientes de organizaciones de la sociedad civil y otras procedencias institucionales y académicas, reunidos por primera vez en la COY12 Argentina con el objetivo de propiciar un espacio de diálogo sobre el Cambio Climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en el marco de las Conferencias Internacionales Preparatorias a la COY12 Marrakech y la COP 22 Marrakech,

Convencidos que la juventud es un actor clave en el cuidado del ambiente y el desarrollo sostenible, que debemos fortalecer su capacidad de acción colectiva y articularla en el terreno a través de la participación efectiva en los procesos de toma de decisiones;

Con la seguridad que los jóvenes juegan un papel determinante en el modo en que el mundo se adapta a los desafíos identificados en la agenda 2030;

Conscientes que los cambios sociales profundos se motorizan a través de un cambio de valores, estos espacios invitan al diálogo, el debate, la sensibilización y la reflexión colectiva promoviendo principios de una cultura de los derechos humanos y de la paz respetuosa del ambiente;

Reconociendo que el cambio climático antrópico genera un impacto altamente nocivo en la vigencia de los derechos humanos y que existen responsabilidades comunes pero diferenciadas en manos de los Estados y las empresas;

Ratificando la necesidad de la plena vigencia de los Acuerdos de Paris y el compromiso asumido por los Estados parte;

Entendiendo que el cambio climático y los tópicos conexos presentan múltiples aristas que reflejan el conjunto de relaciones políticas, sociales y económicas, cuya variabilidad de impacto se explica a partir del análisis de dimensiones estructurales de la vida social, en términos de desigualdades socio-económicas, de género y etno-raciales;

Poniendo de manifiesto la responsabilidad directa de las corporaciones multinacionales y sus políticas de producción, respecto a la degradación y aniquilación de los ecosistemas, a saber: el proceso de deforestación, la contaminación de fuentes acuíferas, el desmonte, la extensión de la frontera agrícola, y la constante emisión de gases de efecto invernadero; lo que en conjunto provoca catástrofes naturales (inundaciones, sequías, entre otras), con la consecuente disminución de la calidad de vida y la afectación de derechos inalienables de las personas y de los pueblos;

Comprendiendo que tales políticas corporativas se escudan en la ausencia del accionar mancomunado entre el Estado, organizaciones no gubernamentales y agentes de la sociedad civil, que repercute en la degradación del medioambiente, la flexibilidad legislativa, la inconsistencia de políticas agroindustriales con énfasis en la producción local y federal, y la inexistencia de instrumentación de planes de desarrollo sostenible que contribuyan a la prevención, sanción y erradicación de esas prácticas conexas;

Identificando la necesidad de resignificar mediante políticas públicas concretas las relaciones socio-culturales de consumo, a fin de alinearlas con los postulados del Objetivo 12 del Desarrollo Sostenible, referido a garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles;

Concibiendo como fundamental la responsabilidad del Estado en el plano cultural a través de la implementación de políticas públicas educativas en el plano público formal y no formal, como reflejo del paradigma del medio ambiente sano en tanto derecho humano;

Habiendo identificado los desafíos consignados previamente, instamos a:

Impulsar una modificación de la Ley Nacional de presupuestos mínimos para la conservación de la biodiversidad N° 26.331, con el objetivo de implementar nuevas estrategias que contribuyan a promover la protección de la biodiversidad, de conformidad con la siguiente hoja de ruta:

  1. generar un estudio nacional de línea de base para conocer el punto de partida del análisis de los ecosistemas, partiendo de evaluaciones locales;
  2. a partir de la información de la línea de base y de la recabada en los observatorios ambientales, realizar una estimación de proyecciones futuras de las condiciones de los medios eco-sistémicos;
  3. definir un mapa de aéreas sensibles a partir de la superposición de la línea de base, la recopilación de información ambiental total, y los mapas de aumento de temperatura y precipitaciones bajo la forma de progresión temporal;
  4. generar programas de conservación de las aéreas sensibles definidas;
  5. incorporar una agenda educativa local, provincial y nacional, incluyendo planes escolares, comunales y de capacitación empresarial;
  6. establecer un plan de monitoreo y control a largo plazo;

Instar al impulso de un programa Nacional de fomento de la acuicultura, con el objeto de llevar a cabo políticas públicas de protección soberana de la biodiversidad marina, de conformidad con los siguientes puntos:

  1. Programa de incentivos económicos y de un plan de préstamos de entidades financieras públicas y privadas, se complementará con capacitaciones a las comunidades locales, con el objetivo de proteger a poblaciones vulnerables;
  2. involucrar a un ente regulador alimentario a fin de llevar un control efectivo sobre el producto a comercializar y las modalidades de dicha comercialización;
  3. generar un plan de alivio fiscal para las empresas que migren al desarrollo de esta actividad, desde la perspectiva de resguardar los puestos de trabajo de su personal, y su constante capacitación y empoderamiento,
  4. Llamar a la revisión y readaptación de la ley de bosques, bajo la luz de la necesidad de crear corredores ecológicos, e incentivar la reforestación, con criterios coherentes que respondan a las divisiones naturales ecosistémicas, atendiendo a las urgencias de las poblaciones vulnerables,

Exhortar al Estado a implementar campañas integrales de capacitación desde los siguientes ejes:

  • del sistema educativo formal (y sus distintos niveles), incorporando contenidos y prácticas pedagógicas que promuevan la interacción con la naturaleza y resignifiquen el cambio climático y sus consecuencias;
  • de la interacción del sistema educativo con otros sistemas (sanitario, laboral, jurídico-penal), mediante la implementación de proyectos de capacitación y formación integral, a fin de evitar las restricciones sobre el polo científico-tecnológico, incluyendo tanto cuestiones operativo-presupuestarias, como sobre las formas de explotación de los recursos renovables como parte del paradigma del desarrollo sostenible y el derecho a un medio ambiente sano, así como también, sobre el fomento de hábitos alternativos de consumo consciente, a la luz de lo que se desprende de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Reforzar los mecanismos de control de la actividad empresarial por parte del Estado Nacional, en cuanto al tratamiento de la explotación de recursos, desde la complementación de las vigentes medidas de incentivo y castigo mediante alivios fiscales y multas, con nuevos mecanismos superadores que puedan trabajar las distintas aristas de la problemática en sus distintos ángulos, incluyendo proyectos de prevención, sanción y erradicación de prácticas destructivas de los ecosistemas naturales.

Promover el desarrollo y financiamiento de proyectos de investigación y desarrollo para diagnosticar y formular instrumentos y políticas que contribuyan a mitigar el cambio climático.

Alentar el impulso de políticas públicas para el uso de energías renovables, recomendando a su vez, generar para cada sector de la economía un esquema de consumo óptimo y beneficios complementarios a aquellos que se adecúen a dichos lineamientos. 

Exhortar al desarrollo de ordenamientos jurídicos y programas de producción sustentables en los sectores económicos que guardan mayor relación con el deterioro de los ecosistemas donde realizan las actividades productivas.

Instar a los Estados a que incluyan las variables medio-ambientales como eje imprescindible de la planificación y agenda urbana, así como del desarrollo de las políticas habitacionales y de vivienda.

Reformular las variantes que están comprendidas en el concepto de desplazados ambiental a fin de establecer que quienes se desplacen a causa de fenómenos climáticos gocen de protección internacional.

Promover que las instancias de integración regional desarrollen una agenda en común en materia de cambio climático, como así también políticas y acciones regionales aplicables en situaciones de catástrofes o fenómenos climáticos extremos.

La Juventud presente destaca la importancia de la COY 12 ARGENTINA  a fin de reforzar la articulación y empoderamiento de los jóvenes comprometidos con la problemática del cambio climático aunando esfuerzos en pos del desarrollo sostenible. A tal fin nos comprometemos a compartir estas conclusiones y realizar seguimiento a las estrategias aquí propuestas en la COY 12  Marrakech y en la COP22 Marrakech.     Buenos Aires, 28 de octubre de 2016.-

COMITÉ ORGANIZADOR COY12 ARGENTINA 2016

Descargá la declaración completa