20 de febrero – Día Mundial de la Justicia Social

(c) Natalia Godoy – Fundación PH15.

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Justicia Social, -aprobado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 26 de noviembre de 2007- en alusión a la búsqueda de igualdad de oportunidades, igualdad de género, el pleno empleo y el acceso al bienestar para toda la población mundial. Para ello son fundamentales las políticas sociales, la promoción del trabajo digno y de los derechos económicos, sociales y culturales.

Para alcanzar la justicia social, es indispensable que los países promuevan esfuerzos para consensuar una nueva visión de la economía a escala mundial. Para ello es necesario un crecimiento económico continuo y de base amplia, en el contexto del desarrollo sostenible. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que en el mundo existen más de 192 millones de personas sin empleo, esto significa un aumento de la tasa de desocupación en los últimos tres años. En el caso de población joven, el porcentaje triplica a la de la población adulta. Además, en los países en desarrollo, se calcula que alrededor del 76 % de los trabajadores y las trabajadoras se encuentran en modalidades de empleo vulnerable. En el caso de las mujeres, este número aumenta a 82 %.

Esta nueva visión económica implica el respeto y la promoción de los derechos económicos, sociales y culturales, considerados durante años como de “segunda generación”. En el último tiempo, se han  llevado a cabo esfuerzos para fortalecer su implementación mediante la profundización de su contenido normativo y a partir de la explicitación de su naturaleza y las obligaciones asociadas del Estado (1). Para el desarrollo de estos derechos, se requiere un rol activo de los Estados en materia de financiación, promoción, recursos materiales.

A pesar de estos esfuerzos, en América Latina persisten los altos niveles de desigualdad –entendida no sólo como desigual acceso a recursos económicos, sino también a derechos-. En la región, 3 de cada 10 personas viven en la pobreza. Para el segmento de niñas y niños de 0 a 14 años, este número aumenta al 46,7 %. Los niveles de pobreza e indigencia son muy superiores para los pueblos indígenas y las poblaciones afrodescendientes.

La Justicia Social y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU están estrechamente vinculados a la justicia social. La inclusión social es uno de los tres pilares básicos de esta Agenda –junto con el crecimiento económico y la protección del medio ambiente-.

La Agenda 2030 contempla un plan de acción global de resultados deseados y esperados que busca orientarse para mejorar las condiciones de vida de las personas, el planeta y la prosperidad. Fue planteada con el objetivo de fortalecer la paz universal, bajo la necesidad de poner fin a la pobreza y al hambre, disminuir brechas de desigualdad entre países y al interior de los mismos, de construir sociedades más justas, pacíficas e incluyentes que protejan los derechos humanos, promuevan la igualdad entre géneros y se comprometan con la sostenibilidad ambiental.

Transformar desde la fotografía

Parece un cuadro de Quinquela Martín. La fotografía que acompaña esta nota fue realizada hace 15 años por Natalia Godoy, luego de una furiosa tormenta. Al salir de su casa, ubicada en el humilde barrio porteño de Ciudad Oculta, encontró la tan temida inundación, un paisaje común en un lugar donde la justicia social brilla por su ausencia.

En ese tiempo, Natalia participaba de uno de los talleres de la Fundación PH15, una organización no gubernamental que se propone utilizar los recursos de las artes visuales -especialmente la fotografía- para fomentar nuevas capacidades expresivas, comunicacionales y técnicas en niños/as y jóvenes en situación de vulnerabilidad.

En una de las exhibiciones de fotografías organizada por  PH15, en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Natalia explicó uno de los propósitos de aquella foto. Quería hacerles entender a los legisladores presentes los problemas que vive su barrio cada vez que llueve. La ausencia del Estado se torna palpable en las calles y pasillos intransitables. Natalia no dudó, instó a los diputados/as porteños/as a buscar soluciones, no sólo halagos por la belleza de su fotografía.

[1] Algunas de esas contribuciones provienen de académicos, de Relatores Especiales de las Naciones Unidas que poseen un mandato en el área de los derechos económicos, sociales y culturales, y del cuerpo de expertos que regulan  la implementación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) , en particular a través de sus observaciones generales. Ver más información en: http://www.unesco.org/new/es/social-and-human-sciences/themes/advancement/networks/larno/economic-social-and-cultural-rights/