30 de julio – Día Mundial contra la Trata

“Trata de Personas es la acción de captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación. Las formas de explotación incluyen, pero no se limitan, a la explotación de la prostitución de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”.

(Del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.)

Casi un tercio del total de víctimas de trata de personas a nivel mundial son niños y niñas.

En 2013, la Asamblea General de Naciones Unidas designó al 30 de julio de cada año como el Día Mundial contra la Trata, señalando que la fecha es necesaria para “crear mayor conciencia de la situación de las víctimas de la trata de personas y de promover y proteger sus derechos”. En la resolución (A/RES/68/192), también se invitó a “todos los Estados Miembros, los organismos competentes del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como a la sociedad civil, a que celebren el Día Mundial”.

En las últimas décadas, la comunidad internacional viene sosteniendo su compromiso de elaborar, aplicar y consolidar medidas eficaces para combatir y eliminar todas las formas de la trata de personas, a fin de contrarrestar la demanda y proteger a las víctimas. Así, en este siglo se concretaron tres documentos que, juntos, conforman el paquete completo de obligaciones internacionales expresamente dirigidas a la trata de personas: la Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional, el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, y las Notas Interpretativas al Protocolo contra la Trata.

La situación es alarmante. En su último informe, la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés), expresa que casi un tercio del total de víctimas de trata de personas a nivel mundial son niños y niñas. Además, establece que las mujeres y niñas comprenden el 71 por ciento de las víctimas de trata.

En África subsahariana y América Central y el Caribe, dos tercios de las víctimas de trata son niñas y niños.

El Informe destaca que, mientras mujeres y niñas tienden a ser víctimas de trata con fines de matrimonio o esclavitud sexual, hombres y niños son explotados generalmente en trabajos forzados en la industria minera, como cargadores, soldados y esclavos. Mientras que el 28 por ciento de las víctimas detectadas de trata a nivel mundial son niñas y niños, en regiones como África subsahariana y América Central y el Caribe este grupo poblacional conforma el 62 y 64 por ciento de las víctimas, respectivamente.

El documento de la UNODC incluye información sobre la multiplicidad de rutas para la trata de personas, incluidas aquellas dentro de los países, entre países vecinos y hasta entre diferentes continentes. Más de 500 ejemplos de estas rutas fueron detectados entre 2012 y 2014. Asimismo, menciona a las víctimas de trata desde África subsahariana y Asia sudoriental hacia un gran número de destinos. Un total de 69 países han reportado la detección de víctimas de África subsahariana en este periodo.

Este informe es el tercero de este tipo ordenado por la Asamblea General a través del Plan de Acción Mundial de 2010 de las Naciones Unidas para combatir la trata de personas y refuerza el vínculo entre el combate a este delito y el cumplimento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Abarca 136 países y proporciona una visión general de los patrones y flujos de la trata de personas a nivel mundial, regional y nacional, basados principalmente en casos de trata detectados entre 2012 y 2014. Como la UNODC ha recopilado sistemáticamente datos sobre la trata de personas durante más de un década, la información de tendencias se presenta para una amplia gama de indicadores.

Entre 2012 y 2014 se detectaron más de 500 rutas de trata de personas en el mundo.

El Director Ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov, al presentar el trabajo precisó que “la trata de personas con fines de explotación sexual y trabajos forzados continúan siendo las modalidades más detectadas de este delito. Sin embargo, existen también víctimas de trata de personas con fines de mendicidad, matrimonios forzados o fraudulentos, o pornografía”.

Del informe se desprende que unos 158 estados, que representan un 88 por ciento de los países, han criminalizado la trata de personas según los lineamientos del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños. De todos modos, según Fedotov “el índice de sentencias condenatorias se mantiene muy bajo y las víctimas no siempre reciben la protección y los servicios que los Estados están obligados a proporcionarles”.

Del informe elaborado por la oficina de Naciones Unidas se desprende que claramente se necesita destinar más recursos para identificar y asistir a las víctimas de trata, como también para mejorar las acciones del sistema de justicia penal para detectar, investigar y procesar judicialmente con éxito los casos de trata.

Las imágenes que ilustran la publicación corresponden al proyecto independiente “Un problema real”, desarrollado en Argentina hace pocos años, en el cual se usan los mismos anuncios de prostitución para hacer visible lo que no se ve detrás de muchos de ellos: el lucrativo negocio de la trata de personas.

Juan Pablo Chaves y Rubén Sánchez, residentes en la capital argentina, son los autores del proyecto. Los murales, en una primera instancia, fueron realizados artesanalmente, volante por volante, lo que les demandaba mucho tiempo. Por esa razón, posteriormente pasaron a digitalizar los volantes y también recrear los rostros de ese modo, para poder aumentar la cantidad de murales.