Playas accesibles en Uruguay, premiadas por Construir Igualdad

El programa Mar al Alcance, del departamento uruguayo de Canelones, ganó el premio Construir Igualdad que otorga el CIPDH-UNESCO. Mar al Alcance –una iniciativa que aumenta la accesibilidad a playas– fue destacada por el jurado como una propuesta novedosa para el disfrute de lugares de recreo y encuentro público para personas con discapacidad. Adicionalmente, se otorgaron dos menciones especiales: a la Política Pública para las Mujeres del municipio de Santiago de Cali (Colombia) y a Oportunidades para la Vida, de Quillota (Chile).

El premio Construir Igualdad, instituido en 2018, distingue políticas públicas que contribuyen a la construcción de sociedades más democráticas. Su objetivo es reconocer, visibilizar y promover políticas públicas inclusivas, identificando  y documentado experiencias que fomenten el intercambio regional y su implementación en gobiernos locales de América Latina y el Caribe (ALC). En su primera edición, se optó por distinguir políticas locales que promuevan la inclusión y  la no-discriminación.

Se recibieron postulaciones de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México y Uruguay, de las localidades de Atlántida, Bogotá, Buenos Aires,  Castelli, Ciudad De México, Cuenca, Quito, General Villegas,  Guarulhos, Lanús, Medellín, Mendoza, Morelia, Montevideo, Posadas, Quilicura, Rosario, Santiago de Chile, Quillota, Rio de Janeiro, San Lorenzo, Santiago de Cali, San Justo, San Luis y São Paulo.

31 postulaciones

25 ciudades

7 países

Un jurado con representantes de la Oficina Regional de la UNESCO para ALC, de la CEPAL, del CIPDH-UNESCO y dos referentes académicos (uno en materia de urbanización y otro en políticas públicas inclusivas) fue el encargado de elegir a las políticas ganadoras. Los criterios de selección de las políticas tuvieron en cuenta su rasgo innovador, la participación social que incluían, la sustentabilidad de la experiencia, su eficacia y resultados concretos y el potencial para aplicarlas en otros contextos.

El CIPDH-UNESCO distinguirá a los ganadores con una placa de reconocimiento y una declaración de “Ciudad amigable con políticas públicas locales en igualdad y no-discriminación”.

La política ganadora

La política Mar al Alcance, implementada en la ciudad costera de Atlántida, Uruguay, fue reconocida porque modifica el espacio público con una perspectiva de inclusión y, a la vez, tiene gran potencial para adecuarse a otros contextos.

El programa consiste en la instalación de sitios de “playa accesible”, equipados con infraestructura adecuada a personas con discapacidad y adultos mayores, y que incluyen espacios de sombra y vestuario, alfombras costeras, estación de transferencia, sillas anfibias, elementos de seguridad para bañarse en el mar y baños accesibles. Además, se cuenta con atención de equipos de recreadores, guardavidas, licenciados en educación física, promotores de deporte y técnicos de turismo.

El objetivo de la política, según consta en la postulación presentada, es “democratizar la playa como espacio público para el disfrute del ocio y tiempo libre, como generador de cohesión social e impulsor de la convivencia, fortaleciendo la conceptualización del mismo como espacio dialógico, de aprendizaje y de fortalecimiento de la cultura inclusiva”. Aborda la diversidad como un valor de las ciudades contemporáneas.

Menciones especiales

Las siguientes dos políticas fueron reconocidas por el jurado con menciones especiales, en virtud de los méritos que se detallan a continuación:

  • Oportunidades para la Vida (Quillota, Chile): un programa municipal de reinserción social para personas privadas de libertad, por favorecer la integración social de una población que ha sido víctima de prejuicios. La iniciativa contribuye a combatir la discriminación a partir de la visibilización de la problemática, articulando la política pública no solo al interior del sistema penitenciario, sino a través de un trabajo de sensibilización y educación con la comunidad y con el grupo familiar de las personas que han cumplido su condena. El eje de la política apunta a ofrecer “oportunidades de reparación y retribución a los hombres y mujeres que de alguna forma han sido afectados por sistemas deshumanizados, con permanente discriminación y falta de acceso a la educación, a la salud, a viviendas dignas, entre otras, durante toda su vida”. Por eso un elemento crucial de este programa es comprometer a empresas privadas para ofrecer a estas personas un “trabajo digno” como primer paso para la reinserción.
  • Política Pública para las Mujeres (Santiago de Cali, Colombia): por ofrecer una perspectiva transversal de la equidad de género en diversos ámbitos, propiciando el empoderamiento de las mujeres en diferentes niveles de toma de decisiones. Con la participación de la ciudadanía, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de mujeres académicos/as y diferentes actores sociales, la política pública se diseñó en base a once ejes centrales, entre los que se encuentran: Participación y representación política de las mujeres; Mujeres, educación, comunicación y cultura; y Mujeres y economía.

La edición 2019

En abril se lanzará una nueva convocatoria del premio Construir Igualdad y próximamente se publicará en el sitio web del CIPDH-UNESCO información detallada sobre las bases y condiciones de participación.