En este momento estás viendo 14 de junio – Día Mundial del Donante de Sangre

14 de junio – Día Mundial del Donante de Sangre

La Asamblea Mundial de la Salud, máximo órgano de decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró al 14 de junio de cada año como el Día Mundial del Donante de Sangre. La fecha conmemora el nacimiento del biólogo y patólogo austríaco Karl Landsteiner (1868-1943), responsable del descubrimiento y tipificación de los grupos sanguíneos, lo que significó un gran avance en el campo de la medicina y por lo que también se le concedió el Nobel en 1930.
“La sangre y los productos sanguíneos seguros, así como su transfusión, son un aspecto fundamental de la atención y la salud pública. Cada día permiten salvar millones de vidas y mejorar la salud y la calidad de vida de muchos pacientes. La necesidad de sangre es universal, pero el acceso de todos los que la necesitan no lo es. La escasez de sangre es particularmente aguda en los países en desarrollo”, advierte la OMS y explica que el objetivo de esta efeméride es el de concientizar a la población mundial sobre la necesidad de disponer de sangre y productos sanguíneos seguros para transfusiones, y sobre la crucial contribución que efectúan los donantes de sangre voluntarios y no remunerados a los sistemas nacionales de salud.
Cada 14 de junio es además una oportunidad para avanzar en la toma de decisiones de parte de gobiernos y autoridades sanitarias nacionales para que proporcionen recursos suficientes y establezcan sistemas e infraestructuras que permitan aumentar la obtención de sangre de donantes voluntarios y no remunerados. Como para cada año se selecciona un tema central, el de 2021 es “Dona sangre para que el mundo siga latiendo”, con el objetivo de: generar conciencia en la población, sobre la necesidad de efectuar donaciones de sangre periódicas y agradecer a los donantes voluntarios de todo el mundo; fortalecer la solidaridad comunitaria y la cohesión social, mediante el fomento de los valores comunitarios de la donación de sangre; estimular a la población joven a incorporarse como donantes voluntarios de sangre; y reforzar la participación de los jóvenes como asociados en la promoción de la salud.