Día Internacional para la Tolerancia
Día Internacional para la Tolerancia

Día Internacional para la Tolerancia

La tolerancia es el pilar fundamental para respetar a los demás y ser respetados tal cual somos, en igualdad de condiciones y sin prejuicios de ninguna índole. Es un concepto que abarca cada actitud humana, cada creencia que podamos tener, cada forma de pensar o de sentir.

En 1996, la Asamblea General de la ONU (en su resolución 51/95) invitó a los Estados Miembros a celebrar el Día Internacional de la Tolerancia, acción que surgió del Año de las Naciones Unidas para la Tolerancia de 1995, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993 por iniciativa de la UNESCO, como se indica en la Declaración de Principios sobre Tolerancia y Plan de Acción de Seguimiento del Año.

Desde las Naciones Unidas y de todos sus Estados miembros el objetivo es comprometerse en fortalecer la tolerancia y fomentar la comprensión mutua entre las culturas y los pueblos. Este imperativo, que figura en el centro de la Carta de las Naciones Unidas, así como de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; es necesario en un contexto en el que el extremismo violento está en aumento y en el que los conflictos caracterizados por el desprecio a la vida humana están cada vez más extendidos.

La tolerancia debe ser algo más que la indiferencia y la aceptación pasiva del otro. Debe verse como un acto de liberación, por el que las diferencias de los demás se aceptan igual que las nuestras. Esto significa: Respetar la gran diversidad de la humanidad sobre la base de los derechos humanos, relacionarse con los demás tendiendo nuevos puentes de diálogo y oponerse a toda forma de racismo, odio y discriminación.