En un nuevo aniversario del último golpe de Estado que interrumpió el Estado de Derecho y dió inicio a la más cruel dictadura de nuestra historia, elegimos recordar:
. La valiente y decidida actitud de las organizaciones de derechos humanos y de los ciudadanos que las apoyaron para contribuir a recuperar la democracia.
. A las miles de víctimas y a sus familias.
. La firmeza y la lucidez del Estado argentino que ordenó investigar las desapariciones y asesinatos e hizo posible el juzgamiento, entonces y hasta ahora, de los autores de los crímenes.
Reafirmamos nuestro compromiso con la democracia, a la que le falta camino por recorrer y tareas por realizar, pero que garantiza los derechos fundamentales de sus ciudadanos.