En el día de los y las trabajador/as, es de capital importancia la reivindicación de sus derechos. Es deber de los Estados garantizar todos los derechos laborales, sin un ejercicio pleno de los mismos el mercado desregulado genera sociedades con profundas desigualdades sociales y totalmente desintegradas.

La O.I.T señaló que la pandemia dañó seriamente a los derechos laborales a nivel mundial (1)

a. Se estima que el desempleo mundial llegue a 207 millones de personas superando en 21 millones el nivel de 2019.

b. El aumento de los precios de los alimentos agudizó la crisis social.

c. La recuperación laboral tuvo lugar más rápido en los países más desarrollados que en aquellos en vías de desarrollo.

d. Las tareas de cuidado en mayoría de países siguen estando no remuneradas y se han incrementado producto de la pandemia.

e. Se comprobó un aumento de la brecha laboral en género.

En este sentido, son los grupos más vulnerables de la sociedad quienes sufrieron por la pandemia y vieron aún más restringido el acceso empleo formal o informal. Así pues, el colectivo de las personas con discapacidad quienes han padecido una histórica discriminación en esta temática vieron como su situación se agravo considerablemente.

El desempleo que promueve pobreza por la obvia falta de ingreso personal, restringe a las personas con discapacidad sus posibilidades de autonomía personal. Condición que se agrava con vista al futuro si observamos que tampoco se cumple en garantizar una educación inclusiva en todos los niveles. Negando o dificultando estos derechos se genera el déficit de formación que acentúa la posterior poca accesibilidad al mundo del trabajo.

Las personas con discapacidad representan aproximadamente mil millones de personas, un 15% de la población mundial y alrededor del 80 por ciento están en edad de trabajar (2).

Es por ello, que una de las herramientas para combatir la tasa elevada de desempleo en dicho universo son las normativas que prescriben un cupo laboral estatal destinado a ese colectivo.

En muchos países no rige ningún tipo de cupo laboral para dicho colectivo. En estos casos coincide con que en el universo de las más grandes empresas privadas muy pocas tienen iniciativas de inclusión laboral. Ambas omisiones tanto en organismos públicos como en privados condenan a una tasa muy elevada de desempleo al colectivo social antes mencionado.

Por el contrario, es para destacar que la Argentina integra la lista de países que sí tienen cupo laboral estatal. De hecho, fue vanguardia en Latinoamérica con la primera normativa de esta índole (ley 20.923/74). Otros países en la región que tienen leyes similares, son Brasil, Uruguay, Costa Rica, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Chile, Nicaragua, Honduras y Panamá.

En el caso de Argentina, recientemente el Presidente Alberto Fernández anunció la próxima presentación de un proyecto de ley para actualizar la normativa general nacida en la dictadura militar.

En la misma dirección, el 18 de abril a través de un decreto presidencial se creó el FONADIS (Fondo nacional para la inclusión social de las personas con discapacidad), el cual tendrá el objeto de financiar los siguientes tipos de programas:

a) Los que favorezcan la inclusión y participación de las personas con discapacidad en todas las actividades de la vida comunitaria.

b) Los destinados a favorecer la autonomía de las personas con discapacidad.

c) De accesibilidad al medio físico y comunicacional.

d) Den incentivo a la investigación y desarrollo sobre la temática de la discapacidad.

e) Den apoyo a centros y servicios de rehabilitación.

f) Den atención a la situación de emergencia crítica de las personas con discapacidad.

g) Den promoción del asociacionismo de personas con discapacidad y la participación política.

h) Los destinados a la detección temprana, atención integral, habilitación y rehabilitación de las personas con discapacidad.

i) Los destinados a la inclusión educativa y laboral de las personas con discapacidad

Por ello, si bien vale la pena destacar el esfuerzo económico que está haciendo el gobierno nacional para implementar este tipo de programas es menester redoblar las iniciativas para dar un cumplimiento efectivo al cupo laboral estatal, que independientemente de la administración que toque, su nivel de cumplimiento es históricamente bajo.

Lic. Leonardo Martin Pacecca. Director de Desarrollo de las capacidades institucionales CIPDH – UNESCO.

Lic. Federico Giles. Asesor Área de proyectos e investigación CIPDH – UNESCO.

Fuentes:

(1) Según cifras recientes de la OIT(https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/— dgreports/—dcomm/—publ/documents/publication/wcms_834068.pdf

(2) https://www.ilo.org/global/topics/disability-and work/WCMS_475652/lang–es/index.htm