En el marco de la reunión del Consejo de Administración del CIPDH el 29 de octubre pasado, la consultora de UNESCO, Marianela Armijo Quintana, presentó vía vídeo-conferencia los resultados de la evaluación realizada en junio último, paso necesario para la renovación del acuerdo entre el Estado argentino y la UNESCO, que dará continuidad a la gestión del CIPDH.

De acuerdo con la Estrategia Global Integrada para los institutos y centros de categoría II auspiciados por UNESCO, en febrero de 2018 el organismo notificó al gobierno argentino la necesidad de realizar un examen de las actividades del Centro. En la evaluación se analizó el desempeño del CIPDH con respecto a su misión y funciones y su contribución a los objetivos estratégicos del organismo internacional. Los centros de categoría II son instituciones que si bien funcionan con autonomía financiera, están alineados con los objetivos y estrategias de acción de UNESCO, organizados en función de la resolución 37 C/93 que estipula evaluaciones periódicas. El CIPDH es el primer centro categoría II de UNESCO en materia de derechos humanos en el mundo

Con un fuerte respaldo a la planificación y a las actividades programáticas del CIPDH, Armijo Quintana destacó que sus funciones y actividades resultaron en aportes significativos en línea con la misión y prioridades de UNESCO. En particular, respecto del objetivo estratégico 6, que consiste en “apoyar el desarrollo social inclusivo, fomentar el diálogo intercultural para el acercamiento de las culturas y promover principios éticos”.

La auditora explicó que la evaluación se llevó a cabo a partir de una revisión exhaustiva de la documentación existente desde la fundación del Centro y a través de entrevistas con autoridades vinculadas al Centro –también de la gestión anterior-, directivos actuales, funcionarios, referentes de organizaciones de derechos humanos y socios estratégicos.

Armijo Quintana destacó como una importante labor del organismo la amplitud de acuerdos alcanzados con instituciones de América Latina y el Caribe que contribuyeron a afianzar la labor de las redes y las organizaciones vinculadas a UNESCO, como la Coalición Latinoamericana y Caribeña de Ciudades contra el Racismo, la Discriminación y la Xenofobia y la plataforma de Cátedras UNESCO de derechos humanos de la región, entre otros.

El funcionamiento del Consejo de Administración como órgano consultivo regular, fue otro de los aciertos destacados en la auditoría, al igual que el liderazgo de la conducción del Centro, la calidad profesional de los equipos de trabajo y la fluida interacción con UNESCO. En ese marco, la evaluadora formuló también algunas recomendaciones orientadas a profundizar la planificación y fortalecer el trabajo del Centro y su visibilidad internacional.

Participaron del encuentro funcionarios y miembros del Consejo de Administración: Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación y presidente del Consejo; Patricia Tappatá Valdez, directora del CIPDH; Lidia Brito, directora de la Oficina Regional de Ciencias de la UNESCO para América Latina y el Caribe junto a Andrés Morales, Especialista Regional del Sector Ciencias Sociales y Humanas de la misma oficina. En representación de los Estados miembro de UNESCO estuvieron presentes Marigen Hornkohl (Chile) y Marcos Rolim (Brasil); Damián Szvalb, en representación del Ministerio de Educación de Argentina y Daniel Tarnopolsky, de los organismos de derechos humanos agrupados en el Ente Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos.

En el próximo mes de febrero las autoridades argentinas y los representantes de UNESCO procederán a la firma del nuevo acuerdo.