El 19 de abril se celebra en algunos países americanos el Día del Indígena Americano, en conmemoración del Congreso Indigenista desarrollado entre los días 14 y 24 de abril de 1940 en la ciudad de Patzcuaro, Michoacan, México. Ese Congreso significó una transformación de la política indígena continental, abriendo el debate y promoviendo una reflexión acerca de la diversidad de situaciones de marginación que atravesaban -más allá de sus matices nacionales- los pueblos indígenas americanos, ya que hasta mediados del siglo XX existía de parte de los Estados americanos una generalizada exclusión de la identidad propia de la población indígena.

De todas formas, “la diversidad cultural actual, como marco explicativo y descriptivo del mundo social, representa un nuevo paradigma superador del iniciado con el mencionado Congreso Indigenista. Esta nueva mirada vincula a las realidades indígenas y a los Estados, ya no desde perspectivas asistencialistas, sino sobre la concepción de sujetos activos poseedores de derechos a ejercer”, según explica el Programa sobre Diversidad Cultural de la Defensoría General de la Nación de Argentina en referencia a esta conmemoración.

Si bien en Argentina el Decreto N° 7550/1945 instituyó el día con esa denominación, en la actualidad debemos tener en cuenta las realidades indígenas en términos colectivos y con perspectivas de género. También es importante destacar que recién en 1994 se reconoció en la Constitución Nacional la preexistencia de los pueblos originarios, el derecho y respeto a su identidad, el derecho a una educación intercultural y el reconocimiento de la personería jurídica de sus comunidades.

Acerca de la imagen
El Chasqui (o Monumento al Indio), escultura de 6 metros de altura emplazada sobre una base de 10 metros, se encuentra a 1.100 metros de altitud, dentro de la reserva provincial Los Sosa, en los Valles Calchaquíes, provincia de Tucumán, Argentina. La obra fue realizada por Enrique Prat Gay, instalada en 1943 y restaurada en 2008. Fotografía de Claudio Elías.