El 18 de diciembre de 2013 la Asamblea General aprobó su primera resolución relativa a la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, en la que se condenó todo tipo de ataques contra los trabajadores de los medios de comunicación. En ella también se proclamaba el 2 de noviembre de cada año como el Día Internacional para el Fin de la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, fecha elegida en conmemoración del asesinato cometido en ese mismo año de dos periodistas franceses que desarrollaban su trabajo en Malí.

Según el Observatorio de Periodistas Asesinados (de la UNESCO), entre 2006 y 2020 fueron asesinados más de 1.200 trabajadores de prensa en el mundo entero. Cerca de 9 de cada 10 casos de estos asesinatos siguen sin resolverse judicialmente, impunidad que para UNESCO “conduce a más asesinatos y, a menudo, es un síntoma de la agudización del conflicto y el colapso de la ley y los sistemas judiciales”. Además, llama la atención sobre el efecto de esa impunidad: “además de envalentonar a los autores de dichos crímenes, al mismo tiempo tiene un efecto paralizador en la sociedad, incluyendo a los mismos periodistas”.

La conmemoración de 2021 del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas que lleva adelante la ONU destacará el papel fundamental de los servicios de fiscalía en la investigación y el enjuiciamiento no solo por los homicidios sino también por las amenazas de violencia contra los periodistas. Además, las actividades planeadas para este año “también allanarán el camino para el décimo aniversario del Plan de acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, que tendrá lugar durante la celebración de este día internacional en 2022”, según plantea el organismo internacional en su sitio web.