El Día Mundial de la Creatividad y la Innovación surgió como una iniciativa mundial en 2002, cuando organizaciones de unos 50 países se reunieron en Canadá para valorar y debatir su importancia en el mundo actual.

En 2021, Isabelle Durant, Secretaria General Interina de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) expresó que “Las industrias creativas son fundamentales para el programa de desarrollo sostenible. Estimulan la innovación y la diversificación y son un factor importante en el floreciente sector de los servicios, apoyan el espíritu empresarial y contribuyen a la diversidad cultural”.

Aunque parezcan definiciones distintas, tanto la creatividad como la innovación van de la mano. No hay innovación sin creatividad. Mientras que la creatividad es la capacidad de producir ideas nuevas y únicas, la innovación es la aplicación de esa creatividad, es decir, la introducción de una nueva idea, solución, proceso o producto. La creatividad es la fuerza motriz de la innovación y la incorporación de la mirada, desde una perspectiva diferente, implica la libertad de implementarla.

La creatividad no se detiene en un solo sector sino que se define como algo que genera una nueva idea, percepción o solución a través de la imaginación. En efecto, el pensamiento creativo suele adoptar un enfoque diferente para la resolución de problemas, y cuando ese tipo de enfoque se adopta, el resultado puede ser inédito.

Estimular la creatividad y explorar territorios completamente nuevos y desconocidos implementado desde temprana edad conduce, como resultado, a aumentar la productividad, anima a pensar de forma innovadora y da tiempo y recursos para que se exploren nuevas áreas en busca de ideas clave para alcanzar soluciones.

Las ideas creativas y los enfoques innovadores provienen de todas partes y aportan nuevas perspectivas e ideas. Su impulso es un componente esencial del desarrollo sostenible y representa una fuente de identidad y de transformación para las personas y las comunidades al tiempo que tienen un importante valor que contribuye al desarrollo social inclusivo, al diálogo y al entendimiento entre los pueblos.