El 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, proclamado por Naciones Unidas como resultado de un proyecto de resolución propuesto por Bolivia y con el respaldo de más de 60 naciones de todos los continentes. “Esta decisión es un reconocimiento de que la Tierra y sus ecosistemas sustentan nuestras vidas. También realza nuestras responsabilidades de promover la armonía con la naturaleza”, expresó la Asamblea General el 22 de abril de 2009, al declarar oficialmente esta efeméride.

En 1968 se produjeron dos hechos relevantes: el Servicio de Salud Pública de EEUU organizó el Simposio de Ecología Humana, en el que estudiantes de todas partes escucharon a científicos hablar sobre los efectos del deterioro ambiental en la salud humana; y la intervención de Naciones Unidas, que a través de sus principales órganos consideró seriamente las cuestiones medioambientales. Pero es en 1970 cuando se produce la primera manifestación: el 22 de abril de ese año y promovida por el senador y activista ambiental Gaylord Nelson participaron dos mil universidades, diez mil escuelas y centenares de comunidades que llevaron al gobierno de EE.UU. a adoptar una serie de leyes destinadas a la protección del medio ambiente.

Hoy Naciones Unidas, a través de su Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, advierte que “una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental”. Y reclama que “hoy, más que nunca, necesitamos un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta”.