En Argentina, cada 22 de octubre se celebra el Día Nacional del Derecho a la Identidad. El día fue instituido en 2004, en homenaje a las Abuelas de Plaza de Mayo y su lucha por la recuperación de nietos y nietas apropiadxs durante la última dictadura cívico militar en el país.

La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo inició el 22 de octubre de 1977 una lucha ininterrumpida, impulsada por el amor y la búsqueda de memoria, verdad y justicia, y que ha logrado restituir hasta ahora 130 identidades.

Para 2021, en el marco de su 44° aniversario y por el Día Nacional del Derecho a la Identidad, Abuelas de Plaza de Mayo convoca “a la sociedad, instituciones, organizaciones de la sociedad civil y a la comunidad educativa a sumarse a la campaña ‘Florece Identidad’, con el objetivo de visibilizar, una vez más, la búsqueda de los cerca de 300 nietos y nietas que falta encontrar. Sólo con el ejercicio colectivo de la memoria florecerán las identidades de quienes aún viven sin conocer la verdad sobre su origen”.

En el sitio web de la campaña, puede leerse sobre el Derecho a la Identidad: “es el derecho que tenemos todos a saber quiénes somos y de dónde venimos. En la Argentina, durante la última dictadura cívico-militar, ese derecho humano fundamental fue violado sistemáticamente por el Estado terrorista: a la enorme mayoría de los niños apropiados le  negaron la verdad sobre su identidad de origen.

Gracias a la lucha de las Abuelas, en noviembre de 1989 fueron incorporados a la Convención de los Derechos del Niño los artículos N°7, 8 y 11 para garantizar en todo el mundo el Derecho a la Identidad. En septiembre de 1990, esta Convención se incluyó, a su vez, en el Derecho interno argentino. La construcción social del derecho a la identidad tuvo un nuevo capítulo cuando, en el año 2005, la lucha de las Abuelas y de otros organismos de Derechos Humanos logró que fuera sancionada la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Esta Ley modifica de forma sustancial la mirada sobre los niños, que dejan de ser objetos de derecho para transformarse en sujetos de derecho”.