El Día Internacional de las Niñas en las TIC pretende inspirar un movimiento mundial para aumentar la representación de las niñas en la tecnología. Hoy, el gran compromiso de los gobiernos es lograr que las jóvenes y las niñas logren la igualdad de oportunidades en las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

El bajo nivel de participación de las jóvenes y niñas en la formación y en el empleo en el ámbito de las TIC ha sido una preocupación durante años pero actualmente se intenta trabajar con una serie de estrategias para promover las TIC. Estas estrategias de intervención exigen un apoyo a largo plazo que va más allá del cuerpo docente o de las familias.

Es preciso ayudar a las chicas a cambiar de percepción y pasar de usar las TIC a considerarlas en su futura educación o carrera: aprender y trabajar en la era digital significa que todas las estudiantes sean formadas para ser ciudadanas alfabetizadas en una cultura cada vez más dependiente de la tecnología.

Es preciso plantear cuestiones fundamentales: las actuales estrategias de promoción de las TIC en niñas ¿mejoran la actitud de las mujeres hacia la tecnología? Y, a largo plazo, ¿promueven el aumento de su participación en la educación, la formación y en trabajos relacionados con las TIC?

Las prácticas y las percepciones de las niñas, cuerpo docente y personas del ámbito de las TIC requieren una inversión a largo plazo comprometida en cuanto a la planificación de los planes de estudio, la reforma pedagógica, el acceso a las TIC y su uso.

Es necesario un esfuerzo coordinado basado en una visión común y un compromiso con objetivos específicos que conduzca a un cambio en la políticas y en la prácticas para lograr un aumento de la participación y la retención de las niñas y mujeres en las TIC.

Dado que las niñas se forman sobre sí mismas y sobre lo que saben hacer en los primeros años de la escuela primaria y que los principales obstáculos para que las estudiantes se planteen una carrera en el ámbito de las TIC se establecen en los últimos años de ese nivel y en los primeros de la secundaria, las niñas necesitan oportunidades para interactuar con las TIC de forma sustancial.

Es muy importante seguir centrándose en las TIC a lo largo de los años de escolarización, junto con estrategias que incluyan a los padres y a las comunidades que influyen en las actitudes de las niñas. Para aumentar su participación es preciso hacer un cambio de percepción, de enfoque de toda la escuela para la formación del cuerpo docente y el plan de estudios, las estrategias para mejorar la imagen que las niñas tienen de la industria y el apoyo continuo de los gobiernos.

La fusión de las TIC y la permeabilidad y contacto permanente de las niñas con estas materias deberían proporcionar una base potente para la equidad de género y la autoconfianza. Las habilidades que pueden aportar al entorno de las TIC son características necesarias en este, especialmente si se quiere aumentar la proporción de mujeres en el campo de las TIC.

Por su parte, el apoyo de las industrias debería ayudar a aumentar la conciencia de las niñas que participan en proyectos TIC pero es fundamental cuestionar las concepciones, los roles y las creencias patriarcales de las comunidades en general y tener como meta la disolución de la brecha de género.