Desde 2005, el 27 de enero cada año las Naciones Unidas convocan a los Estados a recordar a las víctimas del Holocausto y promueven la realización de políticas de educación sobre el tema para garantizar la no repetición de estos crímenes. La fecha escogida recuerda la liberación en 1945 por las tropas soviéticas del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, ubicado en Polonia.

Mediante aquella Resolución 60/7 la Asamblea General de las Naciones Unidas también creó el Programa de Divulgación sobre el Holocausto y las Naciones Unidas con un objetivo sencillo y contundente: movilizar a la sociedad civil en pro de la recordación del Holocausto y la educación al respecto, con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro.

La UNESCO sostiene que “el Holocausto no solo afectó profundamente a los países donde se cometieron crímenes nazis, sino que también repercutió en muchos otros lugares del mundo. Siete decenios después de los hechos, los Estados Miembros comparten la responsabilidad colectiva de abordar los traumas remanentes, mantener medidas que permitan una conmemoración eficaz, cuidar de los lugares históricos y promover la educación, la documentación y la investigación. Esta responsabilidad obliga a educar sobre las causas, las consecuencias y la dinámica de tales delitos, así como a fortalecer la resiliencia de los jóvenes contra las ideologías de odio. Debido a que los genocidios y otros crímenes atroces siguen ocurriendo en varias regiones del mundo, y como estamos presenciando un aumento mundial del antisemitismo y de los discursos de odio, esto nunca ha sido tan relevante”.

En nuestra web se puede encontrar información sobre genocidio y crímenes masivos, accediendo a #MemoriasSituadas, un mapa interactivo de diferentes lugares de memoria en el mundo relacionados con graves violaciones a los derechos humanos. Allí están incluidos el Museo estatal de Auschwitz-Birkenau y otros sitios que refieren al Holocausto y sus víctimas.