Este Día es una oportunidad para promover la garantía y el pleno ejercicio de este derecho, a partir de políticas públicas de acceso a la información, la capacitación al personal de las instituciones que deben brindarla y las acciones de educación y concientización social. El acceso universal a la información significa que toda persona tiene derecho a buscarla, recibirla y difundirla. Este derecho es parte integral del derecho a la libertad de expresión. Los medios de comunicación juegan un papel crucial en informar al público sobre temas de interés, pero también se basan en la capacidad de buscar y recibir información. Por tanto, el derecho al acceso universal a ésta también está ligado al derecho a la libertad de prensa.

El 17 de noviembre de 2015, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró oficialmente al 28 de septiembre como Día Internacional del Acceso Universal a la Información. Hace algunas décadas se conocía esta celebración con el nombre de Día del Internacional del Derecho a Saber y en 2012 la Internacional de Defensores de la Sociedad Civil le cambió el nombre por el que luego instituyó la UNESCO. Posteriormente, también las Naciones Unidas proclamaron esta fecha en 2019, a través de la 74ª Asamblea General.

El tema de este 2021 es el “Derecho a Saber: Reconstruir mejor con el acceso a la información”. Destaca el papel de las leyes de acceso a la información y su aplicación para volver a crear instituciones sólidas para el bien público y el desarrollo sostenible. Sirven también para reforzar el derecho a la información y la cooperación internacional en el ámbito de la aplicación de este derecho humano fundamental.