“La información es un bien público y, en tanto bien público, necesita apoyo público”. Joseph E. Stiglitz, en su mensaje en ocasión del 40º aniversario del Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación de la UNESCO, el 24 de noviembre de 2020.

Cada 3 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa, a partir de su proclamación por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993 y en cumplimiento de una recomendación aprobada en la 26ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO en 1991. Su origen fue la conferencia de la UNESCO celebrada en Windhoek, Namibia, del 29 de abril al 3 de mayo de 1991 y que concluyó con la adopción de la histórica Declaración de Windhoek para el Desarrollo de una Prensa Libre, Independiente y Pluralista. El evento tenía el marco de las constantes presiones y la violencia que sufrían los trabajadores de la prensa en el continente africano. Desde entonces, la UNESCO ha organizado conferencias internacionales para debatir y crear conciencia sobre los problemas más urgentes de la libertad de prensa. La de este año es organizada en conjunto con el Gobierno de Namibia, y se desarrolla desde el 29 de abril y hasta el día de la fecha en Windhoek.

El tema del Día Mundial de la Libertad de Prensa de este 2021 es “La información como un bien común”, poniendo énfasis en tres imperativos, según lo destacado por la UNESCO: “medidas para garantizar la viabilidad económica de los medios de comunicación; mecanismos para garantizar la transparencia de las empresas de Internet, y mejora de las capacidades de alfabetización mediática e informacional que permitan a la gente reconocer y valorar, así como defender y exigir, al periodismo como parte fundamental de la información como un bien común”.