Los derechos de la mujer han avanzado en la mayoría de las regiones del mundo. Algunos historiadores consideran al siglo XXI como el de las mujeres debido a los avances hacia la igualdad que se han conseguido.

El progreso de los derechos de la mujer es el resultado de su acción decidida contra el patriarcado y la desigualdad de género y de su capacidad de hacer alianzas y de generar propuestas para construir un movimiento universal. Es un día para reflexionar sobre los progresos alcanzados, exigir cambios y celebrar el valor y la determinación de mujeres y hombres que han desempeñado un papel extraordinario en la historia de sus países y comunidades.

Hoy, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión mundial tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. También ha conquistado importantes alianzas como creciente movimiento internacional hacia la equidad: un número cada vez mayor de hombres está ahora comprometido con la igualdad de género.

El lema definido para 2022 por parte de la Organización de Naciones Unidas respecto del Día Internacional de la Mujer es “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible” y reclama acciones por el clima por y para las mujeres con especial atención en la igualdad respecto de su inclusión y del acceso equitativo a la educación y a las tareas de cuidado para desempeñar un papel fundamental en la reducción de la fragilidad de las personas más vulnerables, entre ellas niñas, niños y jóvenes.

Esta celebración tiene por objeto estimular el debate y fomentar el conocimiento del entorno en que las mujeres se desarrollan, identificar su papel en las comunidades a las que pertenecen y ampliar la red de defensoras del medio ambiente y de promotoras de la igualdad de género para cuidar nuestro planeta.

La igualdad de las mujeres respecto de la sustentabilidad del medio ambiente puede avanzar en diferentes formas: primero, en la medida en que tengan acceso a recursos y a herramientas que les ayuden a cuidar su entorno aumentarán su capacidad de decisión; segundo, su inclusión les permitirá desarrollar oportunidades para mejorar su entorno. Asimismo, podrán reducir su vulnerabilidad al tener control contra posibles riesgos o para hacer frente a catástrofes inesperadas. Todos estos son factores clave para su empoderamiento.

Toda acción que cada mujer dirija en pos de soluciones, de la mitigación y la adaptación climática les permitirá a ellas, y a sus familias, alcanzar una mayor estabilidad en las comunidades con vistas a un futuro más sustentable para el mundo.