Desde 1967, cada año se celebra el Día Internacional de la Alfabetización para recordar la importancia de la alfabetización como factor de dignidad y de derechos humanos en las personas, las comunidades y las sociedades, así como también de la necesidad de intensificar los esfuerzos para lograrla. La fecha fue declarada por la Conferencia General de la UNESCO en 1966. Su antecedente es la Primera Reunión del Congreso Mundial de Ministros de Educación, realizado en Teherán, Irán, del 8 al 19 de septiembre de 1965 y en donde se determinó unificar acciones para la erradicación del analfabetismo. Desde entonces han sido muchos los progresos realizados en gran cantidad de países para que la población aprenda a leer y escribir. Sin embargo, los desafíos persisten, ya que 773 millones de personas adultas en el mundo no poseen, hoy en día, las competencias básicas en lectoescritura. Y de las cuales dos tercios son mujeres.

La celebración de 2021 se dará bajo el lema “Alfabetización para una recuperación centrada en las personas: reducir la brecha digital”. La pandemia por COVID-19 obligó a la suspensión de clases y planes de educación, lo que acentuó las desigualdades en materia educativa entre países. La necesidad de apoyarse en las nuevas tecnologías para continuar con la educación de niñxs y jóvenes dejó al descubierto que existen evidentes diferencias de accesibilidad a estas tecnologías.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados en 2015, promueven el acceso universal a una educación de calidad y oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida de las personas. Para la ONU, la conmemoración del Día Internacional de la Alfabetización de este año debe servir para examinar “de qué manera la alfabetización puede contribuir a construir cimientos sólidos para una recuperación centrada en el ser humano, haciendo hincapié en las interacciones entre la alfabetización y las competencias digitales que necesitan los jóvenes y adultos no alfabetizados. Asimismo, sacará provecho de los factores que propician que la alfabetización se base en la tecnología inclusiva y útil, para que nadie quede rezagado. De este modo, este Día representa una oportunidad para repensar el futuro de la enseñanza y la alfabetización, en el contexto de la pandemia y más allá”.