La ONU, como cada año,  establece un calendario anual para conmemorar y celebrar días especiales en virtud de algún importante acontecimiento y para preponderar la importancia de los derechos humanos como referentes de conducta y reflexión a nuestro diario vivir.  El 7 de Abril es el Día Mundial de la Salud, pero también establece en su agenda que este día, aunque poco conocido, también se conmemore el Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio de 1994 contra Tutsis en Ruanda.

Las fuentes históricas señalan que existen diferentes castas y etnias que integran la población en algunos países del continente africano. Es el caso de Ruanda, en donde hay una diferenciación de castas entre los Tutsis y los hutus. Su única diferencia ancestral es su oficio: si eran agricultores eran hutus y si eran ganaderos eran tutsis. Los enfrentamientos constantes  profundizaron la grieta e impulsaron el odio entre ambas. Los agricultores hutus tenían menos recursos que los ganaderos tutsis, con lo que la diferencia se convirtió enseguida en un asunto de castas.

Fue así que entre abril y julio de 1994, los hutus cometieron el mayor genocidio en el mundo registrado, según Naciones Unidas.  Alrededor de un millón de personas fueron asesinadas en el genocidio de Ruanda, donde la mayoría de las víctimas fueron tutsis, aunque también fueron exterminados hutus, la etnia a la que pertenecían los autores de la matanza, también soldados del Ejército y miembros de la milicia extremista Interahamwe, así como también el presidente de Ruanda de ese momento  Juvenal Habyarimana, la primer ministra Agathe Uwilingiyimana y decenas de soldados belgas de las fuerzas de la ONU. Ruanda, con ocho millones de habitantes, se convirtió en una inmensa fosa común ante la práctica pasividad de la comunidad internacional. Las matanzas continuaron hasta principios de julio, cuando más de un millón y medio de ruandeses, sobre todo hutus, huyeron a Zaire (actual República Democrática del Congo), Tanzania y Burundi.

El genocidio es sin duda, el acto más aberrante con relación a la violación a los Derechos Humanos, no dejando margen de comparación. Por eso los organismos involucrados trabajamos a favor de la defensa de los derechos humanos, considerando prioritario velar por la paz y la seguridad de cada territorio, poniendo la vista en la democracia como único camino para el empoderamiento de cada uno de los derechos de las personas.

En esta nueva conmemoración, la ONU señala: “El año 2022 marca el 28° aniversario del genocidio contra los tutsi en Rwanda: uno de los capítulos más trágicos de la historia de la humanidad. Más de un millón de personas fueron asesinadas sistemáticamente en menos de tres meses. En su inmensa mayoría fueron tutsis, pero también fueron asesinados hutus, twas y otras personas que se oponían al genocidio. En este Día, honramos a quienes fueron asesinados y reflexionamos sobre el sufrimiento de quienes sobrevivieron”.

El Centro internacional para la Promoción de los Derechos Humanos de UNESCO (CIPDH-UNESCO) acompaña esta propuesta al marcar esta fecha en la memoria y no olvidar a las  víctimas de este atroz genocidio, dejando bien en claro que nuestro única misión es llevar a los derechos humanos como estandarte y oponernos a todo tipo de violencia, opresión, esclavitud o atentado que altere el libre goce de los derechos que pertenecen a cada una de las personas.

Fuentes

ONU

Lic. Juan Pablo Urcola

Asesor en Comunicación Institucional CIPDH-UNESCO